DISCURSO DEL ENCARGADO DE NEGOCIOS DE CUBA EN BRASIL EN HOMENAJE AL 91 NATALICIO DEL COMANDANTE EN JEFE FIDEL CASTRO.

Compañeros y compañeras:

Conmemoramos el aniversario 91 del natalicio del comandante en Jefe de la Revolución cubana, por primera vez, sin su presencia física.

Para los cubanos revolucionarios, seguidores de su obra, de su pensamiento, herederos de su legado, es este un momento muy especial, porque Fidel tuvo una significación enorme para nosotros y marcó de manera determinante nuestras vidas.

A muchos diplomáticos cubanos, nos preguntaban en el exterior, incluso amigos, ¿cuándo Fidel dejaría su cargo?, ¿cuándo habrían elecciones presidenciales en Cuba que implicaran un cambio de presidente?, ¿cuándo comenzaría la etapa post Fidel?. Nosotros nos decíamos, no tienen idea, ni pueden tenerla, de lo que significa Fidel para el pueblo cubano. A nosotros ni por la mente se nos pasaba la posibilidad de no contar con Fidel al frente de la revolución. Por el contrario teníamos el firme deseo de que Fidel nos dirigiera y nos condujera de manera infinita, al menos mientras estuviéramos vivos. Era la fe y la confianza total que teníamos en él. Era certeza en la victoria.

Los que hicieron esas preguntas durante decenios, no vieron nunca el cariño y el amor que expresaba nuestro pueblo a Fidel donde quiera que tuviera la posibilidad de tener contacto directo y personal con él. La gente corría a verlo, a saludarlo, a expresarle su cariño. Donde quiera que llegaba Fidel en Cuba, en cualquier provincia, cuidad o área rural, salía la gente a saludarlo y a testimoniarle su admiración y aprecio. Inmediatamente se formaba una multitud alrededor suyo. Era algo impresionante. El pueblo adoraba a su líder, lo cuidaba, y nunca se preguntó ni deseó que por llevar tiempo en el cargo, debía cederlo. Por el contrario, el pueblo se sentía seguro y confiado en su conducción y su liderazgo invencible.

Otra pregunta frecuente que se recogía en muchos coros y consignas ligadas a Fidel, que recordarán todos, era ¿Qué tenía Fidel que los americanos no podían con él? Tenía a su pueblo junto a él, definiendo su obra, las conquistas de una revolución que condujo con total consagración y esmero, a la que dedicó toda su energía y toda su vida siendo el primero en todos los sacrificios y ante todos los peligros.

Contra las manifestaciones de culto a la personalidad, tan frecuentes en el mundo, independientemente de las ideologías que se tienen, Fidel expresó su voluntad de que no admitía que su nombre se diera a ninguna obra o vía pública. Ni que se erigiera ninguna imagen, busto o estatua de su persona. Esa decisión se corresponde con el pensamiento martiano que tantas veces citó Fidel: ‘Toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz’. No es una casualidad que su tumba, en Santiago de Cuba, conforme a su deseo, sea un monolito en forma de grano de maíz. Ese es Fidel.

Quizás entre sus legados más importantes, nos hizo comprender el concepto martiano de que trincheras de ideas valen más que trincheras de piedras. Hizo comprender a su pueblo que la fortaleza más importante de la revolución era sus principios, sus valores éticos, su unidad, su conciencia, como lo expresó magistralmente en su concepto de revolución, que dejó a la humanidad, no solo a los revolucionarios cubanos. Es la razón esencial por la que Cuba se mantiene y se mantendrá firme y victoriosa defendiendo esos ideales.

El poder del enemigo es inmensurablemente mayor en armamento, en recursos de todo tipo, pero ese poderío no puede ni podrá superar ni vencer la fuerza de las ideas. La prueba de ello la da Cuba, una isla pequeña del Caribe, con solo 114 mil Kms cuadrados de extensión y una población de 11 millones de habitantes, enfrentada por casi 6 décadas a la primera potencia militar y económica del Mundo y a sus aliados, que han tenido que reconocer el fracaso de sus políticas de agresiones, terrorismo y guerra económica contra Cuba. El imperialismo con sus guerra de rapiña, ha derribado gobiernos, muchos gobiernos, con sus intervenciones militares y sus guerras en todos los confines del mundo, pero no ha podido ni podrá derribar pueblos. No pudo hacerlo con Viet Nam y no pudo ni podrá hacerlo con Cuba.

Ahora esos enemigos buscan cambiar de tácticas y métodos más tenebrosos y sofisticados, que igual serán vencidos por el apego del pueblo cubano a su historia, a su independencia, autodeterminación, plena soberanía, a su socialismo autentico, y sobre todo, su apego a los ideales y legados de Fidel.

No volveremos a ser una neocolonia yanqui que fue derrotada a un precio muy alto por nuestro pueblo conducido por Fidel y costó la vida de más de 20 mil cubanos. Lo fuimos durante los primeros 58 años del siglo XX, pero llegó el comandante y mandó a parar. Sufrimos las consecuencias de esa dominación atroz y explotadora, a esa subordinación humillante, que nunca más volverá a existir en nuestro país.

Hoy Cuba participa con mucha responsabilidad y amor en el Programa Mas Médicos en todos los estados brasileños. Ese internacionalismo y esa solidaridad, que hoy constituye un patrimonio del pueblo cubano, nos los inculcó y enseñó Fidel. Es su obra la ELAM y la formación en Cuba de 72 512 estudiantes extranjeros de 159 países, de ellos 1159 Brasileños hasta el 2015. Las brigadas contra desastres naturales Henri Reeve que han actuado en 21 países. Son muchas y diversas las expresiones de esa solidaridad bien conocidas en el mundo.

Pensando en Fidel, no podemos dejar de recordar ni de mencionar a la heroica revolución bolivariana y a su líder Hugo Chávez Frias, considerado por Fidel el mejor amigo de Cuba. El imperio enfurecido trata de hacer una coalición internacional que justifique y legitime acciones cada vez más crueles y despiadadas contra la voluntad y determinación del pueblo venezolano. Su objetivo es quebrantar la voluntad de resistencia de ese pueblo revolucionario pero todas las maniobras y ataques se han estrellado contra la unidad inquebrantable cívico militar entre las FFAA bolivarianas, sus líderes chavistas y su pueblo. Nuestra solidaridad combatiente y fidelista, con el hermano pueblo de Venezuela.

Por último, hermanas y hermanos, pensamos que en un día como hoy, debemos reafirmar nuestras convicciones fidelistas de que un mundo mejor es posible, a pesar de las adversidades, de la dura lucha, y del poder de los enemigos de la humanidad, de ese imperialismo y capitalismo feroz y voraz que está acabando con el planeta y con sus seres vivientes. Hoy debemos fortalecer y multiplicar la lucha de ideas, sembrando valores y preceptos éticos, predicando con el ejemplo. Mientras más conciencia revolucionaria logremos crear, más fuerza tendrá el movimiento revolucionario en el mundo, mientras más hagamos nuestros, como parte de nuestra vida, el concepto de revolución de Fidel, más y mejor honraremos su memoria, su obra, sus sacrificios, y su vida, más fructífera y victorioso será nuestro combate y más contribuiremos, unidos, bien unidos, a forjar ese mundo diferente, más ju sto y mejor que quiso Fidel.

Viva Fidel
Gloria eterna a nuestro querido comandante.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s